Preguntas frecuentes

Para recuperar el agua de lluvia se necesita una superficie captación(cubierta, terraza,…) lo más limpia posible. El agua se debe recoger en una conducción o bajante pluvial y pasarla por un filtro para limpiarla de suciedad, una conducción del agua (un bajante pluvial) y un filtro para captar el agua y un depósito para almacenarla.

Es muy recomendable filtrar la suciedad del agua de lluvia antes a almacenarla. Como más limpia almacenamos el agua, mejor será su calidad final. Existen todo tipo de filtros según la instalación desde filtros de bajante a filtros para depósitos soterrados.

Se puede recuperar el agua que cae en terrazas y zonas limpias. No recomendamos en ningún caso recuperar agua de calles o carreteras por sus cargas de aceites y hidrocarburos.

Para calcular la capacidad del depósito puede utilizar nuestra herramienta web que le aconsejará una medida óptima dependiendo de su ubicación, los m2 de recogida y el consumo de agua.

Los sistemas de recuperación de agua de lluvia para instalación en superficie los puede montar cualquier persona con unos conocimientos de bricolaje básicos. Los sistemas soterrados son más complejos porqué necesitamos excavar, conectar todas las tuberías a niveles,… y recomendamos que lo instale un profesional.

El agua de lluvia es agua no potable. Podemos utilizarla para cisternas del WC, la lavadora, la limpieza o el riego.

El agua de lluvia debidamente filtrada, puede utilizarse para todos los usos no potables dentro de la vivienda, como el WC, la lavadora o la limpieza.

Si. El agua de lluvia es un agua destilada sin cal, lo que es ideal para el lavado de ropa necesitando hasta un 50% menos de detergente y suavizante. Además evita las calcificaciones en la resistencia de la lavadora.

Para utilizar el agua de lluvia en usos como el WC o la lavadora necesitamos una instalación paralela de distribución de agua no potable. Esta debe ir desde el punto de bombeo hasta los puntos de utilización. Es ideal preparar la instalación durante la construcción de la casa, en caso de que ya esté construida se debe ver la posibilidad de adaptación.

Cuando la casa ya está construida y no es posible la adaptación se suele colocar un sistema de recuperación de agua de lluvia para utilización exterior. El riego del jardín o huerto, limpieza de suelos o limpiar el coche son los usos más comunes.

El depósito se conecta al bajante mediante un filtro colector que se instala en el bajante pluvial. Este filtro recoge parte del agua del bajante, la filtra y la conduce al depósito por la conexión. Al mismo tiempo el filtro de bajante actúa de rebosadero cuando el depósito está lleno.

Cuando el depósito exterior está lleno el mismo filtro realiza la función de rebosadero automático y el agua continua por el bajante, lo que impide que el agua salga por la tapa del depósito.

Se pueden conectar tantos depósitos como se desee en paralelo. Lo que es importante es conectarlos por la parte interior si queremos que actuen a un solo nivel.

Los depósitos de superficie llevan un kit de fijación a la pared compuesto por dos argollas que se fijan al depósito y que mediante dos alcayas se pueden fijar a la pared.

No hace falta vaciar el depósito. Se debe dejar el grifo abierto para evitar que se rompa por las heladas y cambiar la posición del filtro a función invierno para que no entre agua al depósito.

Por una parte la entrada de agua procedente de los tubos de bajante pluvial y una salida de rebosadero que debe ir a una red de saneamiento o un sistema de infiltración al terreno.

Para la instalación de un depósito soterrado hay que realizar un foso con una holgura de 50cm respecto las medidas del depósito, una base de grava 15-20cm y compactación con grava graba redonda 8/16mm hasta cubrir el cuerpo del depósito. El recubrimiento superior se hace con la misma tierra que el resto de la superficie.

La mayoría de depósitos permiten el paso de coches (hasta 3.5T). Se debe colocar la cubierta de fundición para que el vehículo pueda pasar por encima.

No hay un tiempo definido para la limpieza del filtro, depende de la suciedad de la cubierta. Lo que se debe hacer es un control periódico para evitar que el filtro quede lleno de hojas y quede obturado.

El mantenimiento y limpieza de los depósitos se debe hacer alrededor de cada 5 años.

Este sitio utiliza cookies. Si sigue navegando consideraremos que está aceptando su uso. Más información sobre las cookies